Historia

HISTORIA   Y   REALIDAD   DEL  DISTRITO  DE  MALA

I.- BREVE RESEÑA HISTORICA.-

Se ofrece en  esta breve reseña, algunos datos referenciales de la  evolución histórica del Distrito de Mala, recogidos a través de la lectura de diversas publicaciones y documentos históricos, que tratamos de recopilar para ir acopiando información más completa, que permita en algún momento, realizar por quien se proponga, la importante tarea de escribir una “Historia del Pueblo de Mala”, que ofrezca una visión más detallada de su devenir.

EPOCA PRE-INCA.-

Se  considera, que la zona de Mala tiene su origen en la época Pre-Incaica de  la Historia del Perú. Existen diversos indicios que permiten deducir la antigüedad de esta población. Estos son, por ejemplo, la proximidad  del poblado de Chilca, donde el Arqueólogo Federico Engels ubicó restos humanos a los que atribuyó una antigüedad de 8,000 años, que corresponde a la segunda etapa de la evolución del hombre primitivo en el Perú, llamada  época de los horticultores semi-nómades.

En su “Cronología Histórica de Mala”, Ronald Zavala manifiesta que, según investigaciones  arqueológicas recientes realizadas por Carlos Williams y Manuel Merino, se demostraría la existencia milenaria del hombre en la zona de Mala. .Existen, en todo el valle, 162 restos arqueológicos, siendo uno de los más importantes, el complejo ceremonial de “El Salitre.”·

Recientemente, la Arqueóloga Carmen Gabe Benoki, realizó estudios en el  Sector “C” del sitio arqueológico denominado Cerro Salazar de Mala. Entre sus conclusiones  sostiene: “La cerámica  del Cerro Salazar, por su abundancia y variedad, corresponde a distintos períodos de desarrollo de las sociedades, iniciándose desde el Período Intermedio Temprano hasta finales del Período Intermedio Tardío”. (“Investigaciones Arqueológicas en el Cerro Salazar-Mala”- Octubre-2000.- Pag. 51.- Carmen Gabe Benoki”).

En el llamado Horizonte Intermedio o Wari Tiahuanaco, la zona de Mala, recibió la influencia de estas Culturas Aymaras, a través del Reyno Regional ICHMA (Pachacamac), que tuvo su sede en la desembocadura del río Lurín. Este Reyno Regional Cultista, fue el medio, a través del cual, el Imperio Wari, ejerció autoridad y control, sobre áreas que abarcan el río Chillón, cuenca del río Mala y Sierra de Huarochirí.

Precisamente, el nombre de Malla o Mallac, como inicialmente es el  nombre dado y mencionado en la Crónica de Gracilazo, es una voz de origen Aymara que significa,”persona pálida o de color marchitado”, que pudo corresponder  a una característica antropológica de los pobladores de esta región.

Los Incas, al conquistar el Reyno de ICHMA, le cambiaron el nombre por el de Pachacamac, que desde entonces se convirtió en un importante centro religioso-ceremonial integrándolo incluso como una deidad Inca. Según la mitología, Pachacámac tuvo tres hijos, el  primero vivía en Andahuaylas, el segundo en Chincha y el tercero en Mala; esto representaba la tutela de Pachacamac sobre  nuestro valle. En este período las ruinas de “El Salitre” sirvieron de centro ceremonial del valle de Mala.

EPOCA INCAICA.-

“Los valles de Cañete, Mala y Chilca obedecieron según refiere Gracilazo, al Curaca Chuquimanco. Se deduce claramente que Chuquimanco, Curaca del Valle de Huarcu o Cañete, había logrado imponerse en los valles vecinos de Runahuanac, Malla y Chilca.(“Historia General de los Peruanos” Federico Kauffman Doig Pag. 450)  “Al sur  de los territorios que gobernaba Cuismanco (Lima), se suceden los valles de Chilca, Mala y Huarcu, cuyo soberano era Chuquimanco y que eran muy ricos a pesar de la ausencia casi total de lluvias. Los agricultores utilizaban un abono de primer orden: las cabezas de “sardinas” que enterraban con los granos de maíz en hoyos profundos”.( “La Vida Cotidiana en el tiempo de los últimos Incas”- Louis Baudín. Pág. 45) “Según trasciende de Castro-Ortega y de la Crónica de Cieza, que le sigue, el Señorío de Huarco o Chuquimanco, fue conquistado por obra de Túpac Yupanqui, por el año de 1470, poco después que el Señorío de Chincha, pero las guerras contra Chuquimanco fueron más duras y prolongadas”. “El Imperio Inca tuvo bajas notables y se vio en la necesidad de fortalecer sus huestes y luego de cuatro años de luchas, quebró la resistencia de Chuquimanco, siendo su territorio anexado al Tahuantinsuyo” (“Historia General de los Peruanos”- Federico Kauffman Doig- Pag. 450-451)

“Una vez  sometida la región de Huarco y Mala, se dice que “en la época del Condominio Pachacútec- Túpac Yupanqui, éste último atacó al Reyno de los Chimú”. En esa empresa, “los súbditos de Cuismanco y Chuquimanco brindaron valiosa ayuda, pues eran enemigos tradicionales de sus poderosos vecinos del norte, con los cuales habían tenido muchos conflictos en otro tiempo” (“La Vida Cotidiana en el tiempo de los últimos Incas” Louis Baudín Pag.67). El valle de Mala pasó, regionalmente, a formar parte del Chinchaisuyo

PERIODO COLONIAL.-

Al producirse la conquista española, encontramos una primera referencia, que indica que “cuando llegaron los españoles, sabemos que era Guaraya quien figuraba en el cargo de  gobernador de Huarco y Lincoto en el vecino Valle de Mala. Ellos, según se desprende de la “Relación de Estete”, fueron a Pachacámac a ofrecer sus presentes a Hernando Pizarro y sus huestes en 1533.(“Historia General de los Peruanos” Federico Kauffman Doig – Pag. 452.)

Luego registra la Historia, la entrevista que, el 13 de Noviembre de 1537, sostuvieron en Mala los conquistadores  Francisco Pizarro y Diego de Almagro en el lugar denominado “Puente Reyes”, convocados por Don Francisco de Bobadilla, Provincial de la Orden de los Mercedarios, con el fin de buscar un arreglo a la posesión del Cuzco, que dio origen a la primera Guerra Civil entre los  conquistadores. Este hecho lo menciona William Prescott  en su “Historia de la Conquista del Perú” (Pag383), citando las Crónicas de Antonio de Herrera y  de Pedro Pizarro. El hecho lo refiere también el Padre Rubén Vargas Ugarte en  el Tomo I  de su Historia General de los Peruanos” (Págs. 124-125), citando la Crónica que sobre la Guerra de Salinas escribió  Cieza de León.

Lo que es hoy la Provincia de Cañete, fue sujeta en 1536 a la organización de las “Encomiendas”, siendo los partidarios de Pizarro los primeros favorecidos con este sistema de reparto de tierras e indígenas. Uno de ellos fue Don Pedro de Alconchel, llamado “El Trompeta”, quien recibió la Encomienda de Chilca y Mala. En estos pueblos se establecieron los Tambos, por mandato Virreynalicio, para brindar sustento y posada a transeuntes y tropas, con alimentos y pastos principalmente. Estuvo el Tambo de Mala  a cargo de Pedro de Alconchel y de su esposa  Doña María de Aliaga.

Otros beneficiarios del reparto de tierras en Mala, al inicio  de la conquista española, fueron Guillermo Lumbreras, Pedro Navarro, Juan de Bedoya y Diego Figueroa. “También recibieron tierras los aborígenes de San Marcos de la Aguada”, con su primer Jefe llamado Chapayco, Comunidad que fue reconocida, ya durante la República, el 2 de Septiembre de 1931.

Hacia el año 1600, se inicia la configuración de la Hacienda en la Costa peruana y por lo tanto en Mala, como unidades de producción del sistema feudal. La haciendas del Siglo XVII, no nacen propiamente del sistema “de encomiendas, sino, hasta cierto punto, en oposición a estas”. La primera hacienda que surge en Mala, fue la denominada “El Señor de la Escala”, cuyo primer propietario fue el Dominico Alonso Hernández de la Cueva. Surge luego la hacienda Chuquipampa, que sería luego la hacienda San José del Monte. En el mismo Siglo XVII, aparecen otras grandes propiedades, como la hacienda “El Salitre”.

En cuanto a organización administrativa, el Virrey García de Castro, establecido el régimen Virreynal en 1569, creó el  Corregimiento de Cañete, que comprendía los Curatos de Lurin, Ascensión de Chilca, San Pedro de Coayllo (Mala , Calango, Aimaraes), Pueblo viejo, San Vicente Mártir, Runahuanac y Chincha. El 28 de Enero de 1782, los Corregimientos, por disposición del Virrey don Agustín de Jáuregui, se convirtieron en Intendencias y estas en Partidos y Sub-Delegaciones. En el Siglo XVIII, Coayllo comprendía dieciocho (18) pagos, entre los que se encontraba Mala. A fines de este Siglo, Coayllo va a sufrir una gran sequía, hecho que provocó  que, el poder político y administrativo se concentrara en Mala. Al constituirse la Intendencia de Lima, años más  tarde, Cañete quedó integrada a ella como Partido o Sub-Delegación, integrado a su vez por los curatos o parroquias, uno de las cuales era Mala.

PERIODO REPUBLICANO.-

Producida la independencia del Perú y de Sudamérica, los territorios  de los antiguos Virreynatos  quedaron integrados a las nacientes Repúblicas y dentro de estas, las antiguas Intendencias, se adecuaron a una nueva organización administrativa, con nuevas denominaciones, creándose sucesivamente los Departamentos, Provincias y Distritos.

“San Martín, desde Huaura, el 12 de Febrero de 1821, había dado un Reglamento Provisorio, dividiendo todo el territorio libre de la dominación española, en cuatro Departamentos, el de Trujillo, el de Tarma, el de Huaylas y el de La Costa, que, después de la ocupación de Lima, vino a tomar el nombre de la Capital.”- ( Historia General del Perú” Tomo IV – Pag. 181- Rubén Vargas Ugarte).

La  primera Constitución, sancionada el 12 de Noviembre de 1823, demarcó la división territorial de la República, disponiendo, en su  Artículo  séptimo, que esta se compondría de Departamentos, los cuales constarían de Provincias, integrados en base a los  antiguos Partidos  y Distritos formados por Parroquias o Curatos. En virtud de esta disposición siguieron subsistiendo los Departamentos que ya existían, pasando a ser Provincias los Partidos  de que ellos constaban y las parroquias o Curatos formaron, por lo común. Distritos.

En cuanto a los Distritos, a pesar  de haber comenzado a  figurar a la vez que las provincias, desde Simón Bolívar, no ha sido posible encontrar documento alguno, oficial, que haga la relación de todos. Recién, en   el. Año de 1828, aparecen en la “Guía de Forasteros del Perú” la existencia de siete Departamentos y 58 Provincias, siendo los Departamentos: Arequipa, Ayacucho, Cuzco, Junín, La Libertad, Lima  y Puno. Provincias del Departamento de Lima: Canta, Cañete, Cercado, Chancay, Huarochirí, Ica, Santa y Yauyos. Distritos en que se subdivide la Provincia de Cañete: Cañete, Chilca, Chincha, Chincha Alta, Chincha Baja, Coayllo, Mala, Lunahuaná y Pacarán. (“Historia De la República del Perú”- Tomo I- Pág. 207 – Jorge Basadre).

“Cañete forma parte del Dpto. de Lima, desde el 04 de Agosto de 1821, por Decreto del General San Martín, rubricado también por Juan García del Río, Secretario de Estado y Relaciones Exteriores. El dispositivo fue publicado en la “Gaceta del Gobierno de Lima Independiente” el 11 de Agosto de 1821.(“Cañete Ayer y Hoy” 1992- Pag. 11- Víctor Andrés García Belaunde).

Si, por Decreto del 04 de Agosto de 1821, se crea el Departamento de Lima, con las Provincias de Cañete, Huarochirí, Lima y Yauyos, se desprende, por lo anteriormente citado, que al crearse el Departamento de Lima, conllevaba la creación  de la Provincia de Cañete y al mismo tiempo a los Distritos de su circunscripción. De conformidad a lo expuesto, Mala, como Distrito, fue creado  el 04 de Agosto  de 1821, ya que su territorio estaba circunscrito a la Provincia de Cañete del Departamento de Lima.

En cuanto a la Municipalidad de Mala, como órgano político-Administrativo del Distrito podemos informar lo siguiente. La Historia registra que, durante el Gobierno Provisorio del Mariscal Ramón Castilla, tratándose de reorganizar la vida administrativa del Estado, se creó el Registro Cívico, con el fin de dar una Ley de Elecciones Municipales. Con este fin, la Convención Nacional, que ejercía entonces las funciones del Poder Legislativo, dio una Ley el 29 de Diciembre de 1856, en la cual se fijaron los lugares en los cuales habría Municipalidades, indicándose el número de miembros de cada una. En ella  se determinó que habría una Municipalidad en Mala, integrada por cinco miembros. Esta Ley fue promulgada el 02 de Enero de 1857, fecha que conmemoramos como la creación de la Municipalidad de Mala como órgano político- administrativo, rector del Gobierno Local.

Ocurrida la infausta Guerra con Chile, encontramos una referencia anecdótica, ocurrida durante el paso de las tropas chilenas por estos lugares. Después del desembarco de los chilenos en Pisco, el grueso de su ejército, tras pasar por Chincha y Cañete, llegó al Valle de Mala, donde se  encontraba el batallón de montoneros guerrilleros  al mando del Sr. Francisco Retes. Estos guerrilleros hicieron resistencia a los chilenos, tendiéndose una emboscada, dando muerte a uno de sus oficiales y varios  soldados. Esto desato, de parte de los chilenos, una venganza  cruel y sangrienta. Refiere el historiador Clements Markhan, que en Bujama, donde  acamparon los chilenos,  soldados de la caballería peruana, ocultos en árboles y arbustos, hostigó a la vanguardia chilena, matando e hiriendo a varios soldados. “En represalia Lynch ordenó a sus soldados que incendiasen todas las casas del camino y mandó fusilar a un prisionero a sangre fría. (“La Guerra entre el Perú y Chile”- Clements R. Markhan. Pag. 241)

Después de la Guerra con Chile, la gran propiedad territorial se consolidó en Mala. Las principales familias propietarias, Los Asín y De los Heros, emparentados por lazos matrimoniales, detentaron la gran propiedad, cuyo ancestro se remonta a la época Colonial. “Esto llevó, hacia fines de 1940, a la monopolización  de los fundos de la parte alta  del valle en manos de los Asin, mientras los De los Heros mantuvieron la propiedad de la parte baja del valle.

En la gran propiedad ingresó el cultivo del algodón en gran escala, mientras que la pequeña `propiedad continuó con su carácter frutícola y de pan llevar. Cabe mencionar también, que el valle de Mala se convirtió en un gran centro de crianza de toros de lidia, alcanzando gran notoriedad, a nivel nacional, la ganadería De Asín.

El sistema de haciendas que surgiera en el Siglo XVII, se extendió hasta el año 1970, que por disposición  del Gobierno del General Juan Velazco, la gran propiedad latifundista  fue afectada por una Ley de Reforma Agraria, asignándose, en algunos casos, la propiedad de la tierra a los campesinos que la trabajaban bajo diversos sistemas de explotación, constituyéndose  también las Cooperativas Agrarias de Producción “San Pedro de Mala” y “San José del Monte”.

En los últimos tiempos, siendo el valle de Mala un centro geopolítico aglutinador de la actividad comercial, socio-cultural y productiva de un vasto territorio, que abarca los Distritos aledaños desde Chilca hasta Asia y el Nor-Oeste de Yauyos, Sur-Oeste de Huarochirí así como Calango y Santa Cruz de Flores, ha surgido como necesidad, la idea de Mala Provincia, para una mejor adecuación administrativa, que permita a su vez un desarrollo socio económico ordenado y dinámico de lo que representa este espacio geopolítico micro-regional, que se deberá tener en cuenta en los planes de regionalización y descentralización de nuestro país.

SOBRE EL ORIGEN DEL  VOCABLO  “MALA”.-

El pueblo y el nombre de Mala, por las evidencias testimoniales de los Cronistas Españoles, existían ya en el momento de la Conquista. Así lo demuestran las Crónicas de Fray Reginaldo de Lizarraga, que menciona al pueblo de Mala, durante su recorrido por el país. Del mismo modo, Pedro Cieza de León  en su “Crónica del Perú”,( Pag. 180) menciona a Mala como ubicada a tres Leguas de Chilca. El Inca Gracilazo de la Vega, en la Primera Parte  de sus “Comentarios Reales de Los Incas”, en el Capítulo correspondiente a la distribución igualitaria de la tierra, se refiere a Mala como “Malla”.

Debemos concluir, por lo tanto, que el nombre de Mala, existía ya al momento  de la llegada de los españoles, razón por la cual debemos asumir que dicho vocablo proviene de alguna de las lenguas nativas del antiguo Perú. Descartando algunas versiones, por inconsistentes, nos quedamos con dos posibles interpretaciones. La primera nos indicaría que  la voz  “Mallac” proviene del idioma  Aymara proveniente de la zona Altiplánica. En dicha lengua el término “Mallac” significa  “persona de color pálido o marchito”, que podría corresponder a una característica antropológica de los hombres de los llanos de la Costa o región Chala, en comparación con el poblador del altiplano o zona de la meseta del Collao quienes, desde muy antiguo mantenían comunicación y relaciones de intercambio con pobladores de los llanos costaneros.

La otra interpretación, igualmente aceptable, corresponde, en la versión del Dr. Javier Pulgar Vidal, a una toponimia originada por la presencia del llamado “matorral costero”, que crece abundantemente a orillas de los ríos de la Costa, matorral formado a manera de una compacta masa vegetal  en las márgenes de los ríos, llamado en idioma nativo como “Mallao”, formado principalmente por la “Caña Brava” y que sirve de protección contra las fuertes corrientes y crecientes de estos ríos en determinadas épocas del año. Según el Dr. Pulgar Vidal, los antiguos peruanos sabían administrar la violencia destructiva de los huaycos, protegiendo sus tierras y poblados con el “Mallao, que actuaba como una esponja vegetal, a través del cual el agua proveniente del huayco fluía más lentamente.

Son las dos versiones más aceptables, que podría explicar el origen del nombre de nuestro pueblo.

RELACION DE ALCALDES DE MALA.- (1917 – 2018)

1.-  Martín Yaya Torres 1917 – 1920

2.-  José Zacarías Zavala 1920 – 1925

3.-  Nicanor  Retes 1925 – 1927

4.-  Juan B. Chávez 1927 – 1930

5.-  M. Vidal Manco 1930 – 1932

6.-  José Francisco Chumpitaz 1932 – 1934

7.-  José María Cullas 1934 – 1936

8.  – Guillermo Garriazo 1936 – 1938

9.-   Francisco Huapaya  1938

10.- Faustino Artadi Francia 1938 – 1945

11.- Rafael Avalos García 1945 – 1948

12.- Juan C. Chumpitaz Zavala 1948 – 1950

13.- Apolinario Francia Huapaya 1950 – 1952

14.- Faustino Artadi Francia 1952 – 1956

15.- Roque Vargas Prada 1956 – 1959

16.- Maximiliano Miranda Castillo 1959 – 1960

17.- José Huapaya Soriano 1960 – 1963

18.- Víctor Amianto Imbiozzi 1963

19.- Julio Francia Quispe 1964 – 1967

20.- José Huapaya Soriano 1967 – 1970

21.- Raúl Ugarteche de Asín 1970 – 1974

22.- Víctor Amianto Imbiozzi 1974 – 1976

23.- Manuel Higa Azama 1976 – 1977

24.- Hernán Baylón Ariza 1977 – 1978

25.- Mauricio Chumpitazí Porras 1978 – 1980

26.- Isidoro Martín Antialón Quispe 1980 – 1981

27.- Walter Dionisio Chumpitaz Agapito 1981 – 1984

28.- Mauricio Chumpitazí Porras 1984 – 1987

29.- Walter Dionisio Chumpitaz Agapito 1987 – 1990

30.- Andrés Bancayán Villavicencio  1990 – 1993

31.- Mauricio Chumpitazí Porras  1993 – 1996

32.- Andrés Bancayán Villavicencio 1996 – 1998

33.- Juan Arturo Yaya Huapaya  1999-2002

34.- Juan Hugo Nolazco Manco 2003 – 2006

35.- Víctor Hugo Carbajal González 2007 – 2010

36.- Víctor Hugo Carbajal González 2011 – 2014

37.- Rosalí Palermo Figueroa Gutiérrez 2015 – 2018